• HOY EL SENADO DISTINGUE A HUGO MACCHIAVELLI

  • 1
28 Octubre 2016

El Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) denunció ayer ser repremidos "por personal de infantería con balas de goma y gas pimienta por orden del intendente Jorge Ferraresi dejando como resultado ocho trabajadores heridos quienes debieron ser atendidos en la Clínica San Francisco y en el Servicio de Guardia de la obra social del gremio (OSPMA)".

En el mediodía de ayer, un nutrido grupo de trabajadores municipales afiliados al STMA, encabezados por su secretario General, Hernán Doval, realizaron una movilización por las calles de la ciudad hasta el puente Pueyrredón con el fin de reclamar la "apertura de paritarias, la cual el intendente Jorge Ferraresi se niega a cumplir con la ley 14.656 de convocando a paritarias al único sindicato con personería gremial en Avellaneda: el STMA". Desde el gremio conducido Doval buscan poner en evidencia "que es mentira que en Avellaneda se abrieron las Paritarias con los trabajadores". En este sentido, el Ministerio de Trabajo respaldó el pedido del gremio y "emitió una resolución convocando al STMA y a la Municipalidad de Avellaneda como únicos actores para comenzar a trabajar en las paritarias reales, para el martes 1 de noviembre en la sede ministerial de La Plata", lo que al parecer desde la comuna no estarían dispuestos a cumplir.

El reclamo se desarrolló con total normalidad hasta el momento de regreso, cuando la columna de trabajadores se dirigía camino a su desconcetración. Al llegar a metros de las sede de la Mutual Municipal y a la vuelta del sindicato, los trabajadores se encontraron de camino con un acto oficial en el Teatro Roma con la presencia de Ferraresi. La llegada de los trabajadores al lugar motivó una "fuerte y salvaje represión por parte de infantería a los trabajadores que se manifestaban".

La violenta represión ya generó el repudio de la CGT y se espera la intervención de otras entidades.

Link de video en YOU TUBE: https://www.youtube.com/watch?v=dlETODrWo6Y

11 Septiembre 2015

Falleció ayer el trabajador municipal que fue víctima del desprendimiento de una columna de iluminación que se preparaba para una teleconferencia con la Presidenta en el Teatro Roma de Avellaneda. Pese al pedido de los familiares de la víctima de suspender el acto, el intendente local, Jorge Ferraresi, realizó la inauguración de las instalaciones, aunque sin poder hacer la videoconferencia. Desde el gremio municipal aducen que "no fue un accidente, sino producto de la desidia", y culparon al Jefe comunal por lo sucedido. 


Oscar Ayala, de 52 años de edad, y trabajador dependiente de la secretaría de Cultura de la municipalidad de Avellaneda, falleció ayer por la tarde en el Centro Gallego de Buenos Aires luego de permanecer internado en estado crítico por dos semanas.


El accidente sucedió el pasado 25 de agosto cuando personal municipal de las áreas de Cultura y de Obras Públicas "trabajaban intensamente en la preparación y acondicionamiento de las instalaciones" del mítico Teatro Municipal Roma de Avellaneda donde, luego de meses de restauración, se realizaría al día siguiente su inauguración oficial. En momentos que se instalaban las columnas de iluminación para preparar el escenario donde "se realizaría la video conferencia con la Presidenta de la Nación", Cristina Fernández de Kirchner, una de ellas se desplomó sobre los trabajadores, impactando de lleno sobre Ayala y "otro dos compañeros que solo sufrieron heridas leves", confirmó Gastón Ayala, sobrino directo de la Víctima. 
Entrevistado por Agencia Conurbano, Gastón Ayala confirmó que su tío falleció ayer "de un paro cardiorrespiratorio producto de una infección que se le originó en la columna luego de sufrir, entre otras heridas, una fractura de su esternón", y adelantó que una vez terminados los trámites judiciales correspondientes, será velado en la casa de sepelios ubicada en calle Centenario Uruguayo y Arredondo, de Villa Domínico.


Denunció que "desde la Municipalidad se está tapando todo". En ese sentido contó que al fallecer su tío debió hacer la denuncia correspondiente y se encontró que las personas que se habían ofrecido a brindar testimonio de lo sucedido el día del accidente, desistieron luego de hacerlo. "Un compañero de mi tío, que primeramente se ofreció a declarar como testigo de lo sucedido, repentinamente se negó a declarar diciendo que no sabían nada. Lo mismo nos pasó con otros compañeros porque fueron apretados a través del municipio para que ninguno declare. Porque realmente fueron tres los accidentados y no dos, pero aparentemente no lo dieron a conocer, porque, en teoría, ese tercer trabajador sería una persona que estaría en negro". 

 

Más adelante, el sobrino Ayala regañó que el Intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, "no suspendió la inauguración del teatro por un tiempo coherente, como muestra de solidaridad y respeto por la familia. No lo hizo, y exactamente al otro día del accidente, inauguró el teatro", contrariando el pedido de familiares y compañeros de trabajo.


Por su parte, el secretario Gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA), Walter Fariñas, denunció que lo que sucedió en el Teatro Roma "no fue un accidente, fue obra de la desidia, el abandono, y el descuido de parte de Ferraresi y sus funcionarios. A ellos no les importa cumplir con las normas de seguridad e higiene, ni poner en riesgo la vida y la salud de nuestros compañeros, solo querían hacer su acto político, y para ello los pusieron a trabajar a contrarreloj y en pésimas condiciones de trabajo, pese a nuestras advertencias y denuncias al respecto".


"Es incomprensible lo sucedido, mientras la municipalidad exige a los ciudadanos que cumplan con las normas de seguridad e higiene, la propia comuna las borra con el codo incumpliendo las mínimas condiciones de seguridad de trabajo. Y hoy tenemos que lamentar que otro trabajador haya perdido la vida, además de los tantos accidentados que a diario son víctima de esta desidia", apuntó el dirigente sindical.  

25 Agosto 2015

Hace instantes, dos trabajadores municipales del área de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Avellaneda fueron víctimas del desprendimiento de una columna en el teatro Municipal "ROMA" de Avellaneda. Según los  primeros datos a los que se pudo acceder, uno de los trabajadores, Oscar Ayala, se encontraba en quirófano con heridas de gravedad y con fuertes daños en la columna vertebral, y sería trasladado a un hospital de mayor complejidad en minutos. Su compañero sin embargo, sufrió algunos cortes en el cráneo y cuerpo, además de diversos politraumatismos, y ya fue dado de alta.

El accidente sucedió hoy martes por la tarde mientras un importante número de trabajadores del área municipal de Oras Públicas trabajaban intensamente para terminar con las tareas de restauración que se le viene haciendo al mítico teatro municipal, y preparando y acondicionando el lugar para la teleconferencia programada para mañana con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La obra de restauración del ROMA está dirigida por arquitectos y personal de la Secretaria de Obras Públicas municipal y supervisadas en persona por el intendente, ingeniero Jorge Ferraresi. Cabe destacar que la semana pasada, el ingeniero Ferraresi visitó nuevamente las obras para dar las últimas instrucciones para su inauguración por teleconferencia con la Presidenta.

Desde el gremio municipal local afirmaron que no se podría "hablar de accidente cuando las obras se llevan adelante en tiempos vertiginosos y con total falta de previsión y en malas condiciones de seguridad laboral" . Asimismo recordaron que "este tipo de acciones por parte de la comuna tiene en su haber el fallecimiento de dos trabajadores municipales".

Mientras tantos, integrantes de la Comisión Directiva del STMA se acercaron al Hospital para acompañar a los familiares y compañeros de trabajo.

18 Junio 2015

Alicia es portadora de HIV, y por una medida arbitraria del intendente de Avellaneda, corre peligro de no poder acceder a parte de su medicación diaria, empujándola a un irreversible "deterioro de su salud". Siente que es “discriminada”, y que obra sobre ella y otros "compañeros municipales una persecución gremial por parte del Departamento Ejecutivo”. A la lucha diaria que libra dentro de su cuerpo, ahora debe afrontar un nuevo conflicto, la reducción de su salario a casi la mitad, producto de un "decreto municipal que le quitó todas las bonificaciones que conforman el sueldo", quedando sus ingresos apenas por arriba del salario mínimo vital y móvil. Asegura que está padeciendo "el peor momento de su vida" ya que "como castigo por pertenecer al gremio de los municipales, funcionarios del municipio la despojaron de la posibilidad de adquirir una vivienda social, que por su situación socioeconómica y de salud, le correspondería", afirma angustiada. 

De profesión enfermera, Alicia Siri trabaja en medicina del deporte y está en la municipalidad de Avellaneda hace 35 años. Faltando poco más de un año para jubilarse, asegura que "nunca vivió una situación extrema como la que estoy viviendo".

En un diálogo íntimo, Alicia intenta mostrarse fuerte para no quebrarse y brotar en llanto, situación que no logra su compañera que presencia el momento de la entrevista. Revela con valentía que es “portadora” del HIV (Virus de la Inmunodeficiencia Humana). Afirma que desde que "el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, cortó unidireccionalmente los códigos de descuentos a la Mutual, su salud se vio deteriorada. Perdí todos los descuentos y financiación con los que accedía a la medicación complementaria a mi patología. El tratamiento específico para el HIV la voy a seguir teniendo porque viene del Ministerio de Salud de la Nación -aclara-, pero el resto de la medicación que ayudan a sostener la parte crónica, si no tengo el dinero en efectivo, no lo puedo comprar porque me veo en la situación de priorizar: pago el alquiler ó compro los remedios". 

Hasta el momento su enfermedad era un secreto a voces conocido por "algunos de sus compañeros y por su empleador: la municipalidad de Avellaneda. Pero desde hace aproximadamente un año, las cosas fueron cambiando, notamos que no solo a mí, sino que a muchos compañeros se los está acosando de un modo u otro. El motivo, uno solo: castigar sistemáticamente a todos aquellos trabajadores vinculados al Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) y a su respectiva Mutual (MUTRAMA)". 

Al embate de Jefe Comunal contra la Mutual que perjudicó las finanzas de Alicia y de cientos de afiliados, ahora debe afrontar un nuevo conflicto, ya que desde el 1 de mayo de este año, a través de un "decreto municipal, el intendente me quitó todas las bonificaciones que conforman el sueldo, al punto de reducirlo a la mitad, con el cual tengo que pagar un alquiler de 3.500 pesos, más las expensas, y todo lo que tienen que ver con mantener mi casa, dado a que soy jefa de hogar", explicó preocupada Alicia al tiempo que esbozó: "Todavía no me doy cuenta cómo va a repercutir, porque recién hace quince días cobré mi sueldo con este recorte. Pero todo esto me llevo a un desequilibrio físico y mental, esto me desestabiliza porque no sé cómo voy a llegar a fin de mes. La reducción de la mitad del sueldo de un trabajador municipal, que por lo general es muy bajo, es mucho dinero", advirtió. 

"En mayo del año que viene yo me jubilo, y de lo que cobro hoy será el resultado de lo que voy a percibir cuando me retire. Y el día de mañana, con una jubilación mínima se me va a ser imposible afrontar el alquiler, mucho más con el tema de los remedios. O sea, que el daño que me están haciendo es muy grande", reprochó Alicia que desde hace unos años se desempeña en el STMA como secretaria de la Mujer y la Familia.  

El problema económico y de salud de sufre hoy Alicia es agravado por la falta de una vivienda propia. En este sentido, lamentó que "como castigo por pertenecer al gremio de los municipales, funcionarios del municipio la despojaron de la posibilidad de adquirir una vivienda social, que por su situación socioeconómica y de salud, le correspondería", explica angustiada. 

"Tengo entendido que estaba en el primer listado para acceder a una vivienda, dado a que reúno las condiciones exigidas, además de la patología que padezco, pero hace un tiempo me llamaron del Departamento del Hábitat de la Municipalidad de Avellaneda para preguntarme qué obra social tengo y a qué sindicato pertenezco. Después de ese llamado, nunca más me contactaron y luego se entregaron las viviendas. No tengo ninguna duda de que fui discriminada por mi filiación al sindicato. Y yo me pongo a pensar, si yo trabajé toda mi vida, desde los 15 años, y no voy a poder jubilar dignamente, no voy a tener una vivienda, y pasan muchas cosas por la cabeza".    

"Yo me considero una mujer muy fuerte" afirma Alicia, "porque la vida me hizo fuerte, pero la edad no es la misma, y ahora los golpes los siento mucho más fuertes, y siento que repercute todo en forma directa en mi salud y en mis defensas. Es duro llegar a mi edad con 60 años, casi terminando mi carrera municipal, y tener que salir a dar un testimonio así, obviamente que es muy fuerte para mí y toda mi familia. Pero no tengo otra, la Justicia tarda mucho, y yo necesito revertir esto de inmediato. Que el Intendente Ferraresi, si lo hizo sin conocer, pueda recapacitar y reparar este error, y darse cuenta que por un capricho no puede poner en riesgo una vida y el futuro de una familia. A mí me da mucha tristeza, pero bueno, yo en la vida aprendí a jugármela y esto no va a cambiar, voy a seguir luchando".

 

10 Junio 2014
Cuatro trabajadores municipales, entre ellos el hermano del Diputado provincial Hernán Doval (FpV), fueron despedidos recientemente de la Municipalidad de Avellaneda, al parecer "sin motivo justificado". El hecho trascendió días atrás entre las filas del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA) desde donde se mostraron sorprendidos por la decisión del alcalde local, Jorge Ferraresi.
Desde el gremio aún no dieron a conocer ninguna comunicación o declaración en forma oficial, ya que esperan corroborar "si se debe a una equivocación por parte del Departamento Ejecutivo", o de lo contrario conocer "los motivos que fundaron la precipitada medida". 
Sin embargo, los despidos ya dispararon todo tipo de conjeturas, dado a que los cuatro trabajadores despedidos son casualmente los colaboradores más íntimos del diputado, entre ellos su hermano Leandro Doval. Cabe destacar que los empleados damnificados están todos sindicalizados y ocupan cargos en el STMA y en la mutual que lidera desde hace varios años el diputado. Todos tienen de 4 a 9 años de antigüedad dentro del plantel municipal, y en algunos casos cobraban menos de dos mil pesos por mes, y ninguno, con alguna bonificación, superaba los tres mil quinientos, afirman fuentes del gremio.
Desde el terreno sindical aseguran que, de confirmarse la cesantía, los cuatro dirigentes están protegidos por la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales, por lo cual el Ejecutivo Municipal, luego del reclamo por la vía legal correspondiente, "deberá restablecer a los cuatro empleados en sus respectivos puestos de trabajo".
En cuanto a lo político, de confirmarse de que se ordenó una "purga por portación de apellido o afinidad política", revelaría finalmente la sospecha de que "Ferraresi adoptó esta medida porque ve en el diputado Doval un posible adversario para el 2015". La especie es alimentada por la decisión del jefe Comunal de alentar a principios de año la creación de un gremio paralelo a fin de socavar la figura del legislador, quién además ocupa la secretaría Adjunta del sindicato local.
Hasta ahora Doval se mostró como un firme aliado político del Intendente, incluso presentando proyectos a pedido del alcalde, como la declaración de Ciudad a Dock Sud. Pero su fuerte crecimiento político podía ser motivo suficiente para despertar en algunos fantasmas o miedos de una eventual candidatura del joven legislador a disputar la intendencia.
08 Junio 2014

El secretario General de la Confederación de Trabajadores Municipales de la República Argentina (CTM), Rubén 'Cholo' García, mantuvo un encuentro recientemente con el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano. Su Santidad envió por medio del dirigente gremial una "bendición a los trabajadores municipales argentinos". 

El pasado 21 de mayo, el secretario General de la Confederación de Trabajadores Municipales de la República Argentina (CTM), Rubén 'Cholo' García, mantuvo un encuentro con el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano, Roma. 

En un diálogo que duró al menos 5 minutos, el Papa escuchó atentamente al líder de los municipales argentinos y tomó conocimiento de la problemática que afecta a los empleados del sector. El Sumo Pontífice envió a través del dirigente gremial "bendiciones a los trabajadores argentinos" y pidió "tener fe en Dios". 

Durante la charla que se dio en la tradicional audiencia de los miércoles en la plaza de la Basílica de San Pedro, el 'Cholo' García hizo entrega a Su Santidad de un cuadro con los distintivos de la CTM, de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo), y del Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda (STMA), con una plaqueta que decía: "A Nuestro Papa Francisco, todo el apoyo de los Trabajadores Municipales Argentinos". Con gran humildad, el Papa recibió en mano también un libro biográfico de Antonio 'Cholo' García, dirigente sindical de Avellaneda que el padre Jorge Bergoglio conoció en la década del '70. 

Posterior al encuentro con el Papa, el 'Cholo' García participó de la 103ª Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT en Ginebra, Suiza, donde ratificó la denuncia presentada el 10 de septiembre de 2013 contra el Estado Argentino por “incumplimiento” del Convenio 154 de la OIT, ratificado en su momento por nuestro país. Cabe destacar que la denuncia se sustenta en “la falta de políticas de promoción activa, por parte del Estado, para lograr la legislación correspondiente para la regulación de la Negociación Colectiva de Trabajo en la Administración Pública Municipal en la Argentina”.